2005/12/04

Lo que no puede ser...


...pues no puede ser amiguetes. Pues resulta que no hubo concierto alicantino. Y miren que todo iba bien. Una salida de Madrid sin atascos (cosa rara en estos días de populismo constitucionalista en forma de manifa en los que no puedes despegar la mirada del suelo si no te quieres comer una valla amarilla o un bujero en el suelo plantado por nuestro bienamado Gallardón), buena musiquita, un buen arroz con sepia, coliflor acompañado de unos tallarines de foie y boletus, la bonita luz del mediterráneo...y sobre todo la gran acogida de la que hicieron gala los colegas de Homo No Sapiens.
Eso es un comité de bienvenida y lo demás son tonterías...y sin embargo no pudo ser. Una indisposición de Ana, la novia del primer guitarrista mundial capaz de puntear con sus gafas, la obligó a ingresar en urgencias y a los 57 grados recojer sus bártulos y deshacer el camino andado con todo la pena del mundo, con el carrusel deportivo e Iker Jiménez on the radio. Y esa fue la cara que se nos quedó un poco a todos...la que podéis ver en la foto. Pero no pasa nada. A estas horas Ana está perfectamente y siempre habrá otra oportunidad para volver a liarla de nuevo. Cosas que pasan pero la salud amiguetes es lo primero.
Así que nada. A Ana, que se recupere pronto porque 57 grados somos todos :-)
Y no queríamos dejar de dar las gracias nuevamente a Homo No Sapiens por dejarnos por breves horas su casita de montaña (gracias por las mandarinas Indio...estaban buenísimas...y por la paz y la tranquilidad que se respiraba en esa pequeña altura) por dejarnos su equipo, por acordarse de nosotros. Tíos...no nos dio ni tiempo de despedirnos pero que sepáis que sois de la mejor muestra de amabilidad, buena disposición y sobre todo unos anfitriones de puta madre.
Esperamos veros pronto.
Hasta entonces cuídense.
Y el resto también.

1 comentario:

frostillicus dijo...

Joe.......asi no liga ni dios
jajajajajajaja